La digitalización va ganando terreno y cada vez son más las empresas que deciden integrarla en su día a día y en sus procesos. Pero ¿qué significa digitalizar una empresa? O, mejor dicho, ¿qué no significa digitalizar una empresa?

Muchas veces caemos en el error de creer que digitalizar una empresa es simplemente que aparezca en Google, tener página web o redes sociales y ordenadores de última generación. Estos ejemplos son consecuencias o partes de la digitalización, pero no son el todo y en muchos casos, ni siquiera lo más importante.

Digitalizar es en primer lugar, conocer bien la empresa y su flujo de información para así poder escoger la mejor solución tecnológica que la empresa requiere. Digitalizar significa adaptar la tecnología a la empresa y la empresa a la tecnología, para poder aumentar la productividad y agilizar procesos. Una vez realizada esta adaptación, sí que puede tener lugar el cambio de ordenadores por otros más nuevos, el cambio de programas informáticos, etc. La clave es escoger la tecnología que aporte valor a la empresa y optimice sus procesos, recursos y comunicación.

Algunos de los consejos para digitalizar tu empresa son los siguientes:

  • Tener los objetivos claros y que estos sean concretos y medibles.
  • Diferenciar entre digitalizar los procesos internos y los procesos externos.
  • Tener en cuenta si esto puede comportar o es conveniente cambiar el modelo de negocio.
  • Mirar que pasa en tu sector, al fin y al cabo, son tus competidores y si quieres digitalizar tu negocio para mejorarlo también hay que tener en cuenta a la competencia para que esto no sea en vano.
  • También es importante este análisis de la competencia para diferenciarte de ella.
  • Formar a los empleados en la cultura digital, si los empleados no van acorde al cambio tecnológico de la empresa, este cambio tiene los días contados.
  • Es muy importante medir los resultados de los objetivos planteados al principio.