El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) entró en vigor en el año 2016. Es cierto que, a pesar del tiempo que hace de su implantación, son muchas las pequeñas y medianas empresas que siguen sin cumplirla por falta de capacidad financiera para delegarla en expertos. España es de los países con peor tasa de cumplimiento, con tan solo un 21% de las empresas.

Las cifras por incumplimiento pueden ser de hasta 20 millones de euros para una gran empresa. Las pequeñas empresas no serían sancionadas con tal cantidad, pero si es cierto que la multa podría ser perjudicial para el negocio.

¿Qué hacer para cumplir con el reglamento?

Lo ideal es acudir a profesionales, tanto para asesorarse como para asegurar y encargarse del correcto tratamiento de los datos. Algunos consejos para cumplir con la protección de datos son:

  • Designar un Delegado de Protección de Datos: Puede ser un empleado de la empresa o subcontratar a una persona para que vele por el cumplimiento del Reglamento, supervise la implementación y aplicación de las políticas de protección, y actúe de interlocutor entre la empresa y las autoridades.
  • Realizar una auditoría: Consiste en conocer en profundidad la gestión de datos de la empresa, para posteriormente adecuar el RGPD a las necesidades de la empresa.
  • Asesoramiento: Cada empresa requiere de un diseño y procedimiento distintos para ajustarse a la legislación.
  • Gestión de datos: Muchas PYMES necesitan ayuda con la protección de datos y se respaldan en empresas especializadas en este tema, para así cumplir con la ley.
  • Revisión anual: La revisión es algo básico para no olvidar ningún aspecto del reglamento que pueda traer graves consecuencias de la empresa. De esta manera estará siempre actualizada.
  • Mantenimiento RGPD: Los cambios en las empresas también pueden comportar cambios en el tratamiento de la información.
  • Información actualizada: Es importante estar al día sobre cualquier novedad de la normativa, para así adaptarse y seguir cumpliendo el reglamento.